Las seis peores adaptaciones al cine de novelas de fantasía

El libro siempre será mejor que la película.

El libro siempre es mejor que la película. 

Nadie duda de la veracidad de esta frase y, con razones fundadas, las adaptaciones al cine de muchos libros han sido un completo desastre. La simple profundidad de las páginas no parece llevarse siempre bien con el espectáculo de la gran pantalla. Esto se acentúa todavía más dentro del género fantástico, género que normalmente necesita muchas páginas para introducir al lector a un mundo nuevo y que la película no puede ofrecer si no es con tediosos minutos de personajes hablándole al espectador.

Además, la magia, los dragones, las criaturas y las grandes batallas requieren de mucho presupuesto en el cine, por lo que se omiten, se hacen bien cutronas o la cinta tiene un presupuesto altísimo y entonces tenemos obras maestras como El Señor de los Anillos de Peter Jackson.

Pero, ¿qué pasa cuando la adaptaciones fallan dentro del género de la fantasía? Pues que tenemos películas tan malas como las que os presento a continuación:

1. La Torre Oscura

Querer embutir una saga de ocho libros en una sola película no parece un buena idea, pero por lo visto nadie en los estudios se dio cuenta de ello. La Torre Oscura es una obra culmen de Stephen King, aparecen personajes y referencias a otras novelas, se habla del resplandor… en fin, es una obra épica que hubiese necesitado años de preparación y varias películas para ser presentada como toca, no una pobre y desastrosa adaptación hecha para tirar del éxito del momento de IT. 

2. Percy Jackson 

Es una pena que el mundo de Rick Riordan no haya conocido una buena adaptación a las pantallas (aunque la futura serie de Disney+ promete), pero por el momento tenemos personajes que no se parecen en nada a sus contrapartidas literarias, un montón de cosas inventadas, actuaciones mediocres y dos películas completamente olvidables.

3. La materia oscura 

Recuerdo que leí estos libros duramente mi adolescencia, mucho antes de que se volvieran famosos y, por supuesto, mucho antes de la infame película “La Brújula Dorada”. La adaptación a la gran pantalla no solo no capta la esencia de los libros, es que ni la roza. Convirtieron una historia con varias capas de lectura en una insulsa aventura para niños con animales que hablan que pasó sin pena ni gloria. Por lo menos hoy en día tenemos la serie de HBO que parece haber entendido mejor el material original.

4. Cazadores de sombras 

Hay sagas que no solo han tenido una mala adaptación, ¡han tenido dos! Es el caso de Cazadores de Sombras que no solo tuvo una nefasta película que fue un batacazo en taquilla, sino que además Netflix ha hecho un intento de rescatar la saga con una serie que, si bien no es un fracaso absoluto, es cutre a más no poder: desde espadas de plástico llenas de leds, hasta coger la historia de los libros y mezclarla sin ton ni son, sin orden ni concierto. Las adaptaciones de estas novelas juveniles dejan mucho que desear y podrían haber sido algo más de lo que son.

5. El Hobbit 

La semana pasada hablaba de libros autoconclusivos de fantasía que son un must-read, nombré El Hobbit, por supuesto. Es una pena que no pueda recomendar por igual las películas. ¿A quién se le ocurrió transformar un libro de unas 300 páginas en una trilogía de 9 horas de duración?

Funcionó en El Señor de los Anillos porque había una historia que contar, aquí no pueden más que inventarse horas y horas de historia que jamás sucedieron en la novela para rellenar de forma insulsa una aventura que debió contarse en una sola película. 

Y no es solo eso, el CGI es tan obvio y exagerado que las películas se convierten en un meme. 

6.  Eragon

La estabais esperando, ¿verdad? Como un sabio YouTuber dijo:

No existe una película de Eragon.

El geek furioso de la literatura

Es mejor que todos ignoremos el mayor fracaso de adaptación que ha existido en la historia del género fantástico, hacer como que nunca ha pasado, así el dolor será menor. 

La película de Eragon coge conceptos e ideas del libros y los mete por aquí y por allá con el fin de que ambas historias se parezcan en algo, pero lo cierto es que no pueden ser más distintas. 

Cinco magníficos libros de fantasía autoconclusivos

Si no tienes tiempo para sagas eternas, te recomiendo estos libros autoconclusivos para que ahorres tiempo y salud mental

Muchas veces, no tenemos el tiempo necesario para embarcarnos en una saga de más de quince libros y doscientos spins-off. A veces, solo queremos desconectar por un rato de esos personajes sobre los que llevamos leyendo todo el último año. Como lector y escritor de fantasía sé el cansancio que las sagas largas pueden ocasionar en el lector y, parece, que en nuestro género hay una escasez tremenda de libros únicos, de novelas que puedan leerse, disfrutarse y que tras ello el trabajo esté acabado. Que no haga falta leer cinco libros antes de hacerse una idea de todo lo que la historia tiene que ofrecer.

Por eso hoy voy a recomendarte los cinco mejores libros autoconclusivos que podrás leer sin sentirte culpable al acabar por no tener ya una segunda parte entre las manos, ¡porque no existe esa segunda parte!

Pero antes, quiero dejar claras unas reglas sobre los siguientes libros:

1. Pueden pertenecer a mundos mayores o cosmologías que enmarquen otras obras del autor, sin embargo, no tiene que ser necesario leerse esos otros libros para disfrutar del aquí expuesto.

2. Aunque formen parte de una saga de alguna forma, pueden leerse de forma independiente y autoconclusiva con total satisfacción.

Vamos a ello:

5. Sueño del Fevre de George R. R. Martin

¿Qué? ¿El autor de Canción de hielo y fuego no ha escrito solo sobre Poniente? Pues no. George Martin ha sido un escritor discreto durante gran parte de su carrera, pero entre sus obras se encuentran varias joyas del género. Distintas, más lentas y no tan políticas, pero no exentas de la magia de su escritura. Sueño del Fevre es una obra que mezcla Mark Twain y Drácula para ofrecernos una historia de vampiros convincente y oscura. Olvídate de vampiros como los de Crepúsculo, esta es una novela de horror-fantasía muy compleja e inteligente.

4. Elantris de Brandon Sanderson

Ya, ya, Elantris forma parte del Cosmere, ya, ya, Brandon Sanderson planea una segunda parte. Lo sé, pero eso no exime a Elantris de (ahora mismo) cumplir las normas preestablecidas y aún cuando una segunda parte vea la luz, estoy convencido de que esta novela seguirá siendo una de las mejores obras autoconclusivas que pueda haber dentro del género. 

Tanto si queréis leer una fantasía política, inteligente y mágica, como si queréis simplemente empezar a adentraros en la obra de Brandon, Elantris es una novela perfecta. Sencilla de leer, llena de personajes carismáticos, con un sistema de magia propio y gran complejidad de tramas, Elantris es el primer vistazo a lo que un autor como Sanderson podría alcanzar.

3. Apocalipsis de Stephen King

Es una de las novelas más conocidas del autor, también una de las más gruesas que ha publicado, todo estos son buenos indicadores de que Apocalipsis no te dejará indiferente y, encima, no se acabará rápido entre tus manos en una sola tarde. Apocalipsis es una distopía oscura que mezcla el horror y la fantasía al estilo que solo King puede lograr. De esa clase de novelas que te dejarán pensando en ella cuando la hayas terminado.

De obligada lectura para todo fan del terror.

2. Los héroes de Joe Abercrombie

Esta, como Elantris, es de esas novelas que comparten mundo con el resto de libros del autor, pero que eso no os desanime a adentraros entre sus páginas. Los héroes es una excelente novela de fantasía que puede disfrutarse sin tener idea previa de la obra de Abercrombie, pero que se disfrutará más si, por lo menos, se tiene un poco de conocimiento sobre el género fantástico.

¿Por qué? Porque como es habitual en el autor, se “burla” un poco de esas épica batallas a las que nos tiene acostumbrados el género. Muestra la guerra desde una perspectiva más real, más grimdark y nos enseña lo que significa ser un “héroe” en mitad de la batalla.

Como siempre, una obra madura llena de diálogos afilados como una daga, firma de la casa de Abercrombie.

1. El Hobbit de Tolkien

Para todo amante de la fantasía que quiera conocer los inicios del género, para todo lector que quiera sumergirse en una historia clásica, breve, pero llena de sabiduría, El Hobbit no se parecerá en nada a lo que viste en el cine, pero será mucho mejor en su sencillez. 

Una de esas novelas que pueden leerse en una tarde, pero que recordarás para siempre.

Bonus track: Esclavos de Ceniza

Si buscas una novela distinta, que mezcla un mundo fantástico y mágico, con una ambientación post-apocalíptica, Esclavos de Ceniza es tu libro. 

Acompaña a Ceara, una asesina forzosa durante el antiguo régimen y a Idrenniel, una princesa que quiere salvar un mundo agonizante, en esta aventura a través de un yermo desolado lleno de bandidos, drenadores y otros peligros.

En esta historia llena de personajes grises y moralidades dudosas, nada es lo que parece y no existe un “bien mayor”, solo opiniones de cómo deberían ser las cosas.

Puedes encontrar mi novela en Amazon y otras librerías: