Opinión: La Voz de las Espadas

La Voz de las Espadas es una novela de fantasía muy distinta.

Dígame una cosa, maese Nuevededos, ¿se ha fijado alguna vez lo distinta que es una espada de todas las demás armas? Las hachas, las mazas y todo ese tipo de cosas cuelgan del cinto como seres inanimados […] En cambio, las espadas… las espadas tienen voz.

Bayaz, el Primero de los Magos

La Voz de las Espadas de Joe Abercrombie.

He leído varías cosas sobre esta novela. Muchos le adjudican un exceso de crudeza, algunos comentan que es terriblemente lenta, otras voces claman que no tiene argumento alguno y que solo se sostiene por sus personajes. Por supuesto, también hay quien la alaba como una obra maestra. ¿Qué es La Voz de las Espadas?

La primera novela de la trilogía de La Primera Ley es una obra desconcertante para cualquier persona acostumbrada a la fantasía más tradicional. Aquí no vas a encontrar a un grupo de héroes al uso en una épica misión para salvar el mundo, más bien te toparás con un variopinto grupo de desarrapados, matones y violentos personajes cuyas tramas transcurren separadas durante la mayor parte de la historia, pero que poco a poco se irán entrelazando dejando entrever un tapiz mayor en el fondo.

La Voz de las Espadas tiene trama, claro que la tiene, pero transcurre despacio y en la sombra del resto de tramas, nos llega a través de palabras de guerra que resuenan por las calles, movimientos extraños más allá de las montañas, una situación inestable en el sur. Al principio, todo esto no parece afectar a la vida de nuestros protagonistas que, como si fuese una historia sobre vidas cotidianas, se dedican a hacer su trabajo interrogando a los enemigos del rey, preparándose para un certamen de esgrima o viajando por la espesura en busca de un mago. 

Pero obviamente todos esos elementos están ahí, como hilos en el tapiz, tejiéndose alrededor de los protagonistas para atarlos entre ellos.

La Voz de las Espadas tiene trama y es una buena y sutil, que va creciendo hasta el explosivo final de la novela. Los personajes son carismáticos, están bien trabajados y definidos y no son tus prototípicos héroes. Son personas en un mundo violento, llenas de defectos, con pocas virtudes, pero redimibles todavía, con una oportunidad de ser mejores.

Y eso es el mayor encanto y el mayor punto fuerte que tienen. Algunos no te caerán bien, pero es que no están hechos para caerte bien.

Sobre la crudeza de la novela, creo que se sobredimensiona, he leído grimdark muchísimo más duro y que tiende a deleitarse en la violencia. Joe Abercrombie expone con maestría el horror de un combate armado, pero no se deleita en él. Cuando dos espadas se cruzan, la sangre va a salpicar, ocultarlo no tiene sentido para este autor, pero tampoco esperes largas descripciones sobre las vísceras explotando y los sesos desparramados. Todo tiene su mesura entre estas páginas.

Lee La Voz de las Espadas si quieres leer un tipo de fantasía distinto, lento, sobrio, con buenos personajes, nada de épica, pero sí un poco de drama. No deja de ser una novela introduciría para lo que se intuye una trama mayor que transcurrirá en los dos siguientes libros, yo, no tardaré en cogerlos.

Cinco libros y un cómic para leer en Halloween

Algunas de las mejores historias para pasar un Halloween de miedo.

Seguimos celebrando la temporada de las brujas y la cosecha. Esta semana, ni más ni menos, que recomendando seis libros para leer ahora que Halloween está tan cerca. Es hora de ponerse los dientes de vampiro postizos, las manchas de sangre falsa y la sábana por encima, el terror y los monstruos están aquí.

  1. La cosecha de Samhein

¿Existe una mejor época del año para leer esta novela de Cotrina? Obviamente no. Terror, horror y fantasía a partes iguales, esta historia os transportara (junto al resto de sus jóvenes personajes) a la oscura y decadente Rocavarancolia. Absténgase las personas con el corazón delicado, pues esta novela no se corta ni un pelito a la hora de hacernos sufrir.

2. Drácula

Un clásico donde los haya. Fácil de leer por su carácter epistolar, Drácula es una obra indispensable para cualquier amante del terror. La historia que abriría las puertas al resto de historias de vampiros, la fuente original de la que beberían cientos de autores y autoras después. Si todavía no conoces al conde y la suerte del pobre Jhonathan Harker, es hora de ponerse con ella.

3. Uzumaki

Un cómic de Junji Ito, uno de los más aclamados magakas del terror. Su obra es incapaz de dejar indiferente, pues quitando el contenido de sus historias, sus dibujos serán capaces de provocarte pesadillas para varias semanas. Uzumaki es una de sus obras referenciales, perfecta si quieres adentrarte en la perversa mente de este autor.

4. El visitante

Ninguna lista de Halloween estaría completa sin una recomendación del maestro del terror. Recomendar un solo libro de Stephen King para esta fechas es un sacrilegio, pues se debería recomendar casi toda su obra, pero hoy os dejo con “El visitante”, una de sus novelas más recientes (2018) en la que volvió al terror sobrenatural que ha dejado un poco de lado en los últimos tiempos. Personajes carismáticos y una criatura que caza niños, ¿qué más se puede pedir?

5. A tumba abierta

Hay algo en el terror que hace que funcione muy bien en formato de relatos cortos. No se me ocurre otro género que posea tantas recopilaciones como este. Ya que hablaba de King antes, recomendar esta colección de relatos cortos de su hijo me parecía adecuado. Obra reciente llena de terroríficos relatos que te transportarán por completo y te harán pasar un mal rato.

6. Cuentos completos de Poe

Y ya que nos adentramos en los relatos y como última recomendación, ¿pensabas que iba a dejarme fuera al maestro de maestros? Obviamente no. La obra de Poe es de sobra conocida, con relatos tan famosos como “El gato negro” o “El cuervo” dejó claro que su capacidad para retratar las emociones más oscuras es innegable. Cualquiera de sus relatos será un acierto para esta época del año, así que elige uno al azar y disfruta.

Cuatro autores españoles de fantasía que deberías leer

Que no se diga que en este país no se escribe buena fantasía.

La fantasía siempre ha tenido un hueco en nuestro país. Tierra de soñadores, poetas y escritores, soñar con otros mundos no es algo ajeno para los españoles. Desde el terror a la ciencia ficción, la literatura y el cine de género en este país siempre ha tenido a sus creadores y devotos. Pero hoy he venido a hablar de fantasía, como hago siempre en este blog. Hoy quiero presentaros a dos autores y dos autoras que se han hecho un nombre más que merecido dentro del género y que podéis leer sin temor a ser decepcionados.

Aranzazu Serrano

Periodista durante quince años reconvertida en escritora de fantasía. Aranzazu es la autora de Neimhaim, una saga de fantasía fuertemente inspirada en la cultura vikinga que no solo ha cosechado premios, si no que su primer libro ha conseguido alcanzar la séptima edición.

Neimhaim es una historia a la que cualquier amante del género debería echarle mano, perfecta tanto para jóvenes como para los lectores más adultos y tiquismiquis, pues Aranzazu ha cuidado a los personajes, la trama y ha hecho un worldbuilding excelente que acompaña a toda la saga.

Si te gusta la serie Vikings y te gusta la fantasía, Neimhaim ya debería estar en tu estantería.

Antonio Cotrina

Cotrina es único en su especie. Autor de alguna de la fantasía más oscura que he tenido el placer de leer, no se anda con remilgos ni siquiera en sus obras calificadas de “juveniles”. No esperéis dragones, elfos y magos en sus historias, es uno de esos autores que se alejan de las convenciones del género y crean sus propios mundos y sus propias historias. Siempre oscuro, siempre retorcido y siempre complejo, en una mezcla perfecta entre fantasía y terror, sus novelas son de un gusto increíble.

Como recomendación para empezar con su obra, recomendaría El ciclo de la luna roja, una trilogía que destila imaginación, crudeza y juventud.

Laura Gallego

La voz de la fantasía juvenil con la que muchos dimos nuestros primeros pasos en el género. Una autora incansable y prolífica que ha publicado libros y sagas sin descanso desde que yo era un mocoso que empezaba a leer. Cada vez que un nuevo libro de Laura Gallego es anunciado, se convierte en todo un evento para los amantes del juvenil. Pocas presentaciones hacen falta para esta autora, de sobra una de las más conocidas de nuestro país.

Su obra es extensa y elegir una de sus historias para conocerla es complicado, pero creo que la trilogía de Guardianes de la Ciudadela es una de sus mejores obras recientes. Entretenida, diferente y con un worldbuilding propio muy interesante.

Javier Negrete

Otro autor español que se aleja de las convenciones del género para contar historias distintas, pero llenas de fantasía. Prolífico y con mucho años en la profesión, Negrete ha acumulado varios premios y una legión de lectores leales que siguen su obra, a pesar incluso de que el género fantástico no sea su principal fuente de lectura.

Para los más clásicos de la fantasía, recomendaría encarecidamente su saga Tramórea que empieza con La Espada de Fuego. Una obra llena de epicidad y un mundo mágico.

Cinco sagas que te gustarán si te gustó Juego de Tronos

Que Canción de hielo y fuego llegue a su fin algún día es ya un meme, pero estas historias sí están acabadas y pueden apartarte de Poniente para pasar un buen rato.

En este punto la llegada de la próxima novela de Martin ya es tan mítica y legendaria como la llegada del anticristo a la Tierra. Muchos son los que teorizan que nunca veremos la historia acabar, muchos los que creen que George morirá antes de terminar su obra, en fin, yo hoy no vengo a teorizar, vengo a darte opciones para quitarte el gusanillo de Poniente.

En esta lista no encontrarás novelas de épica sin escalas, ni complejos sistemas de magia, aquí encontrarás baja fantasía y grimdark, historias de personajes, de complejas intrigas políticas y protagonistas de dudosa moralidad que encandilan. Existen muchos otros autores que han revertido los tópicos de la fantasía épica y han hecho del género algo mucho más oscuro y realista. Estos son algunos de ellos:

1. Trilogía de la primera ley de Joe Abercrombie.

Abercrombie es conocido como Lord Grimdark por algo. Con todo derecho, se ha convertido en unos de los maestros de la fantasía más oscura y retorcida y además es un escritor prolífico que no deja de aumentar su mundo con nuevas trilogías e historias. 

No pun intended.

Con algunos de los personajes más oscuros y a la ves más carismáticos que uno ha tenido el placer de leer, sus complejas intrigas políticas y sus historias de personajes te recordarán a la obra de Martin durante todo el proceso. Como una vez dije a una compañera de Bookstagram, el genio de Abercrombie se demuestra al ser capaz de hacer que un personaje repulsivo como Glokta (que en cualquier otra obra sería un villano), te caiga bien y empatices con él.

La trilogía de la primera ley son los libros por los que yo empezaría a disfrutar de la obra de Abercrombie, preparaos para sumergiros en un pozo oscuro que parece no tener fondo.

2. La compañía negra de Glen Cook

La compañía negra es una de esas sagas que siempre se ven recomendadas, pero que nadie parece haberse leído dentro del género. Durante los diez libros que componen la saga seguimos unas cuatro décadas de la historia de una legendaria banda de mercenarios narrada desde el punto de vista del médico.

Su visión realista de la guerra medieval y su historia centrada en los personajes de la compañía y su intrincado worldbuilding convierten a esta saga en una perfecta elección para cualquiera que haya disfrutado de la obra de Martin. La magia es más prominente que en Canción de Hielo y Fuego, pero la historia se centra más en los personajes que en épicas batallas de magos.

3. Los magos de la pólvora de Brian McClellan

Su primer título, Promesa de Sangre, ha sido traído a España hace poco por Gamon Fantasy. Es una saga que se aleja de la clásica fantasía medieval y nos propone una ambientación más cercana a las guerras Napoleónicas. 

Con grandes batallas, movimientos militares, intrigas políticas y personajes crudos y realistas. La obra de McClellan tiene todos los ingredientes para aquellos que les gusta la fantasía más compleja y centrada en lo militar.

4. Dune de Frank Herbert. 

Es cierto, Dune no es fantasía, es ciencia ficción, pero sus similitudes con la obra de Martin son innegables. Casas que se enfrentan por territorio, un complejo y detallado worldbuilding, intrigas políticas y gusanos de arena en lugar de dragones.

Con el reciente estreno de la película Dune de Villeneuve, es más que recomendable adentrarse en esta saga si te gustó la obra de Martin. Dune es una obra excelente, un clásico atemporal que cambió el género para siempre.

Si puedes dejar de la lado las espadas por un momento y disfrutar de algo de ciencia ficción, esta es tu obra.

5. La trilogía del Vatídico de Robin Hobb

Robin es una autora conocida por su distinto acercamiento a la fantasía. En un género plagado de alta épica, que ahonda en los sistemas de magia y en el que las amenazas son no-muertos dispuestos a asolar la faz entera del mundo, Robin centra sus novelas en personajes y en conflictos a pequeña escala.

Con una prosa bella y trabajada, paciente y detallista, Robin cuenta historias de personajes como pocos autores pueden hacerlo. La trilogía del Vatídico es solo una de sus obras, pero una de las mejores para adentrarse en esta autora. 

Cinco novelas de aventuras y fantasía para soñar con otros mundos

La aventura y la fantasía funcionan a la perfección como un dueto. El viaje de los protagonistas a través de tierras inhóspitas siempre tendrá un atractivo embaucador.

La fantasía y la aventura son dos géneros que se dan de la mano y es que, no hay nada como viajar por un mundo lleno de peligros, monstruos y lugares mágicos de la mano de un grupo dispar y entrañable de personajes. La novela de aventuras está completamente ligada a los inicios del géneros fantástico, inspirado por obras como La Odisea o Beowulf.

Son novelas de acción, entretenidas de leer, sin tramas políticas demasiado densas y que buscan el enfrentamiento del héroe contra los peligros del exterior, de un mundo hostil que debe ser superado para conseguir el objetivo final. Suelen ser novelas perfectas para los adolescentes que empiezan a leer fantasía y que otras obras se les harían cansinas o demasiado duras. En mi caso, recuerdo perfectamente pasarme un verano devorando “El legado del drow” como si no hubiese un mañana y disfrutando de las aventuras de Drizzt y su grupo de amigos enfrentándose a todo tipo de criaturas.

El género de aventuras tiene un espacio muy importante dentro de la fantasía y por eso hoy quiero recomendarte 5 novelas o sagas de aventuras fantásticas para que paséis un buen rato.

1. La saga del elfo oscuro de R. A. Salvatore

Una de las sagas más larga del listado. Si quieres aventuras sin fin, dragones, orcos y todo tipo de criaturas sacadas de los bestiarios de Dungeons & Dragons, no busques más. En esta saga seguimos las aventuras del famoso Drizzt Do´Urden, un elfo oscuro que abandona su ciudad natal y las formas de vivir de su gente para hacerse un hueco en la superficie, donde siempre se le mirará con desprecio o suspicacia pues los de su raza no tienen buena fama.

Las aventuras de Drizzt están llenas de acción, objetos mágicos, compañerismo y todo lo que uno podría esperar del género de aventuras. Cada libro no es demasiado largo y la escritura es sencilla. Además, están ambientadas en Faerun, los Reinos Olvidados, una de las ambientaciones más famosas del juego de rol D&D.

2. El Hobbit de Tolkien

Una aventura clásica donde las haya, un libro perfecto para leer en un par de tardes o ratos muertos que te llevará desde la Comarca hasta la Montaña Solitaria. Tiene todos los elementos que una novela de este tipo necesita, un dragón, trolls, enanos y un hobbit que sale de casa para vivir una auténtica aventura.

3. La Dragonlance de Weiss y Hickman

En la misma línea que la saga del elfo oscuro, la Dragonlance es una serie muy extensa de novelas que sigue las distintas aventuras de un grupo conocido como Los Héroes de la Lanza. También escritas dentro de uno de los universos que pertenecerían al juego de rol D&D, Krynn, consiguió ser tan fuerte que la Dragonlance se convirtió en una marca propia. 

La trilogía original, Crónicas de la Dragonlance, son unas novelas perfectas para disfrutar de una aventura clásica, de peleas épicas, de enfrentamientos contra dioses oscuros y de un grupo de personajes que te robará el corazón.

 

4. Codex Alera de Jim Butcher

Esta serie de seis libros de mano del autor de Dresden Files, nos propone una ambientación distinta a la clásica medieval. Alera es un mundo inspirado en el tardío Impero Romano en el que la gente obtiene poderes al vincularse con espíritus elementales. Si buscar una aventura distinta, un protagonista juvenil y un sistema de magia interesante, estas novelas te ayudarán a pasar unas cuantas tardes.

5. La trilogía del Mar Quebrado de Abercrombie 

Abercrombie es el maestro del grimdark así que nadie esperaría encontrarlo en esta lista, pero resulta que tiene una trilogía juvenil en la que mezcla a la perfección la aventura, la fantasía y el tono oscuro que envuelve todas sus historias, dando un tono más duro a la aventura que se presenta ante nuestro personaje.

Una historia coming of age excelente para aquellos que quieran algo un poco más realista y menos mágica, pero que siga siendo sencillo de leer y lleno de viajes.

El síndrome de la segunda parte

Las segundas partes nunca fueron buenas.

Segundas partes nunca fueron buenas. Un precioso refrán español que ejemplifica perfectamente de lo que os quiero hablar hoy. El síndrome de la segunda parte y el complejo de trilogía. 

Deberíamos empezar haciéndonos una pregunta, ¿por qué existen tantísimas trilogías en la fantasía? ¿Por qué este género es un género que no se lleva bien con los libros autoconclusivos?

Son varios factores los que hay que tener en cuenta para resolver estas incógnitas.

El primero es el autor. En la fantasía, muy distinta a otros géneros, se suele requerir de una construcción de mundo. Se crea todo un entramado de países, religiones, lugares, políticas, sistemas de magia… que, normalmente, suele ser muy difícil de plasmar en un solo libro. Los autores no crean ese mundo para dejarlo a medias, quieren hablarte de él, de lo que han creado, de su bebé y, eso, requiere muchas páginas. 

Por otro lado tenemos el ejemplo de Tolkien. Parece que para que una historia de fantasía sea historia de fantasía tiene que tener tres libros (o más), pero mínimo tres. La trilogía está arraigada en las bases del género y también, de forma subconsciente, en los lectores y escritores.

Luego está el punto de vista comercial. Las editoriales saben que las trilogías venden más que los autoconclusivos. Los lectores se enamoran de los personajes y quieren que sus aventuras continúen, por eso existen sagas infinitas que se estiran como un chicle. Es un poco el complejo Marvel, queremos seguir las historias de nuestros super héroes favoritos, muchas veces incluso aunque la calidad de estas historias empiece a palidecer.

Además, tres parece ser el número ideal para contar historias. Dos es demasiado poco, cuatro ya puede ser mucho, tres es perfecto. La trinidad de una historia, las tres parten fundamentales:

La presentación, el nudo y el desenlace. Las tres partes están arraigadas, como la hiedra a una pared agrietada, a la forma en la que contamos y entendemos las historias.

Entonces, ¿qué es el síndrome de la segunda parte? Las trilogías, que se planifican de igual modo que cualquier historia y cualquier novela, toman la siguiente forma:

Presentación-Nudo-Desenlace.

Aunque dentro de sus páginas también se encuentran estos tres factores, es cierto que el conflicto a gran escala del que tratan funciona así durante las tres novelas que componen la historia. Es decir, el primer libro se usa para presentar a los personajes, sus conflictos principales y el mundo que los rodea.

El segundo para acrecentar el nudo, resolver algunas cuestiones, pero dejar el conflicto principal en un in crescedo

La tercera parte resolverá el conflicto principal llevándonos a un satisfactorio (o no) desenlace.

Debido a esta estructura, muchas segundas partes no son buenas, o, por no ser tan duro, no son tan buenas como la primera o la última parte. ¿Por qué? Porque en la primera nos fascinamos con el mundo nuevo en el que entramos y las historias de origen o presentación siempre gustan.

Durante el tercero vivimos la resolución de todo lo que se nos ha prometido desde el primer libro por lo que, si estamos metido sen la historia, vibraremos con cada página.

Pero durante la segunda novelaveremos como las piezas se mueven y se posicionan sin que el conflicto principal avance demasiado o estalle hasta las últimas páginas de esta. Ese, amigos, es el síndrome de la segunda parte. Historias que no pueden avanzar el drama principal demasiado, que tienen que inventarse artificios para alargar la trama, que tienen que hacer malabares para mantener al lector durante sus religiosas 500-700 páginas sin que nada realmente importante ocurra. La segundas partes son un desvío, un desvío que puede estar muy bien llevado y ser apasionante, sí, pero que también se puede volver largo y tedioso.

He leído decenas de trilogías en mi vida y, estoy seguro, de que la mayoría de las páginas de las segundas partes sobraban. En algunos casos una bilogía habría sido más adecuada, en otros acortar el segundo libro habría bastado y, en casos muy raros, la segunda novela está tan bien hilada y es tan necesaria para la historia que toda la trilogía funciona a la perfección, como un mecanismo perfectamente engrasado, pero estos casos son pocos.

En conclusión, este género es un género de trilogías, pero hay que tener cuidado con añadir algo innecesario a una historia que podría funcionar mejor de otra manera. El síndrome de la segunda parte puede desanimar a un lector a seguir con la historia.

Y tú, ¿has leído segundas partes que te han resultado soporíferas?

5 increíbles sagas de fantasía de los 90

Los 90 fueron una época dorada para la fantasía y algunas de las mejores sagas del género vieron sus inicios en aquella década.

Te haces viejo. Siento ser yo quien te lo diga, pero es así. El tiempo pasa para todos, la rueda sigue girando tejiendo sus hilos, el flujo constante nos envuelve a todos y todo esa mierda que sirve para edulcorar el hecho de que te haces viejo. 

La piedra filosofal salió al mercado en España hace 22 años. Dios, así dicho duele en el corazón. Pero es la verdad, los noventa ya quedan lejos, pero las novelas que vieron la luz durante aquella época siguen con nosotros. Eso es lo maravilloso de los libros, que nunca caducan

Por eso hoy quería hablaros de cinco de las mejores sagas de fantasía que nacieron en los noventa que, aunque pueda parecer un momento poco propicio, fue una de las décadas que empezó algunas de las mejores historias que el género conocería jamás. 

Los noventa fueron dorados para la fantasía, dejad que os lo demuestre:

1. El Ojo del Mundo de Robert Jordan

Lanzada en inglés el 16 de enero de 1990, El ojo del mundo es la primera novela de la gran saga épica “La Rueda del Tiempo” que, con el tiempo, se convertiría en una de las sagas más grandes, ambiciosas y conocidas del género. Por supuesto, es una de las mejores novelas de esta lista y un imprescindible de los 90 que no deberías dejar pasar.

2. Los Jardines de la Luna de Steven Erikson

En España salió el 1 de abril de 1999, entrando al límite dentro de esta lista. Los jardines de la luna, como la novela anterior, sería el inicio de una épica saga de proporciones bíblicas que nos transportaría a uno de los mundos más vastos y mejor creados del género y a una de las obras más complejas del mismo. 

3. Juego de Tronos de George R. R. Martin

Agosto del 96 nos dejaría la primera parte de una saga de sobre conocida por todos los lectores, no solo del género, sino de literatura del mundo. La saga no recibió un gran recibimiento durante sus primeros libros, no fue hasta después de que la serie se lanzase cuando los libros empezaron a convertirse en un artículo que todos querían.

A día de hoy, 25 años después, la saga sigue inacabada y la serie se convirtió en un desastre gracias a un final precipitado y olvidable. Cómo seguirá esta saga es algo que no sabremos hasta… bueno, a saber cuando.

4. Aprendiz de asesino de Robin Hobb

En el 95 esta trilogía vería la luz con una de las mejores novelas que Robin Hobb nos daría. El aprendiz de asesino es una novela perfecta para leerse por su cuenta tanto como para continuar con la segunda y tercera parte. Distinta y única a su manera, es una novela perfecta para cualquiera que quiera una visión distinta de la clásica épica de la época.

5. La piedra filosofal de J. K. Rowling.

El 26 de junio de 1997 los niños españoles recibimos en nuestro país La piedra filosofal, una primera novela de una saga que, por aquel entonces, nadie sabía que marcaría y determinaría a una generación entera. No sería hasta unos años después que yo mismo me sumergiría en el mundo que Rowling había creado.

Creo que nadie necesita presentaciones de Harry Potter, una de las sagas más emblemáticas de la fantasía juvenil.

Como veis, los 90 iniciaron algunas de las sagas más grandes del género y es que, hoy y siempre, los 90 molan demasiado.

Citas fantásticas sobre la fantasía

No dejéis que nadie os diga que la literatura fantástica es para niños.

Dejad que os cuente una breve historia, una vez tuve una cita con una muchacha que conocí por Tinder. Fuimos a tomar un café, la conversación fluyó sin problemas, todo parecía marchar con normalidad y no con la rareza incómoda de la mayoría de citas de Tinder. Al menos así fue hasta que me preguntó a qué me dedicaba, yo obviamente le dije que era escritor de fantasía. Ahí la cosa empezó a ponerse rara. Ella no solo no había leído o visto nada de fantasía en toda su vida (ni Harry Potter, ni Juego de Tronos, ni El Señor de los Anillos, ¡nada!), es que el género le parecía estúpido.

Le parecía que una historia en un mundo que no era el nuestro no podía transmitirle nada, que la magia le sacaría de la historia, que no había sentido en esas historias… que no había humanidad, que no eran historias «humanas». Obviamente, trate de salir en defensa de la fantasía, pero entendí que no podía convencer a alguien que no quiere ser convencido.

La cita acabó como muchas otras de Tinder acaban, nos terminamos el café, nos despedimos y nunca más volvimos a hablar. Ella tenía los pies demasiado en la tierra y yo la cabeza demasiado llena de dragones. Nunca hubiese funcionado.

El tema, es que estoy seguro de que a muchos de vosotros os ha pasado algo similar, que alguien os ha dicho que la fantasía es infantil, que es un género solo para adolescentes, que tendríais que leer los clásicos y dejaros de dragones y espadas. Obviamente, quien diga algo así es solo un ignorante que no entiende que la literatura es literatura y que la obra de Tolkien es tan clásica como la del más clásico de los autores y que, dentro de la fantasía, uno puede encontrar todo tipo de historias.

Desde luego, nunca recomendaría algo de Abercrombie a un adolescente, tampoco Canción de hielo y fuego.

Pero volviendo al tema que nos atañe, hoy os quería dejar algunas de las mejores frases sobre este género, perlas de sabiduría llenas de humanidad y sentido de parte de algunos de sus mejores escritores:

Los cuentos de hadas son ciertos: no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos cuentan que estos pueden ser vencidos.

G. K. Chesterton

La fantasía no es una forma de huir de la realidad, es una forma de entenderla.

Lloyd Alexander

Las historias con imaginación tienden a cabrear a aquellos sin ella.

Terry Pratchett

La fantasía, si es realmente convincente, no puede quedarse obsoleta, por el mero hecho de que representa un viaje a través de una dimensión que está más allá del alcance del tiempo.

Walt Disney

Los niños saben perfectamente que los unicornios nos son reales, pero también saben que los libros sobre unicornios, si son buenos libros, son libros de verdad.

Ursula K. Le Guin

¿Hay mucha fantasía que es pura mierda? Sí, son libros palomiteros en el mejor de los casos. Pero, no se puede negar que mucha literatura es mierda también. El 85% de todo en el mundo es mierda. Juzgamos por los mejores. Y hay excelente fantasía ahí fuera. Por ejemplo, Sueño de una noche de verano; Hamlet y el fantasma; Macbeth, fantasmas y brujas; También me gusta la Odisea; la mayor parte del Pentateuco en el Viejo Testamento, Gargantua y Pantagruel.

Honestamente, la fantasía existía antes que la ficción literaria, y si niegas esas raíces te estás podando tanto que lo único que te queda es marchitarte y morir.

Patrick Rothfuss

¿Qué es el LitRPG? Un nuevo género entre la fantasía, la ciencia-ficción y los videojuegos.

Historias con personajes que suben de nivel y viven dentro de un videojuego.

LitRPG, suena raro, ¿verdad? La primera vez que escuche algo de este género pensé que se refería a juegos de rol “ligeros” para jugadores más novatos, luego pensé en aquellos libros elige tu propia aventura que leíamos de adolescentes. El caso es que, en ninguna de mis predicciones estaba totalmente equivocado, pero tampoco estaba en lo cierto. 

El LitRPG es un termino que lleva un tiempo acuñándose y que se está usando para determinar ciertas novelas de fantasía/ciencia ficción que tienen unos elementos comunes:

-El protagonista que se ve atrapado/transportado a un mundo de fantasía que pertenece a un videojuego.

-Hay una progresión de niveles y poder parecida al de los RPG (Rol playing games). En algunos casos se incluyen estadísticas y fichar de personaje.

Quizás con estos datos te venga a la cabeza una obra de sobra conocida, Ready Player One y es que, sí, esta novela entraría dentro de susodicho género, aunque probablemente lo hiciese sin ser consciente de que este todavía existía. Como digo, la etiqueta es bastante nueva. El caso es que Ready Player One abrió una puerta y el género se ha expandido desde entonces.

Son varios los autores, de escritura inglesa, que están adoptando esta etiqueta para promocionar sus obras, sobretodo ha conocido un gran crecimiento de parte de autores independientes y autopublicados a través de Amazon. 

Sin embargo, el LitRPG no es nada nuevo para todos aquellos que han crecido con anime, desde Sword Art Online, pasando por Log Horizon, la fantasía de quedar atrapado en un mundo de realidad virtual ya se había explorado con anterioridad.

Entonces, ¿por qué si ya había tanta obra sobre el tema, nadie usaba la etiqueta LitRPG? La respuesta es sencilla, la etiqueta se acuñó en 2013 cuando una de las grandes editoriales rusas creó el termino para agrupar un proyecto de obras de múltiples autores nacionales. La etiqueta ha ido cogiendo fuerza desde entonces y, como digo, ya son muchos los autores americanos e ingleses que han empezado a utilizarla.

Por desgracia, las traducciones al español todavía escasean, por no decir que son casi inexistentes y, las que hay, son de una calidad más que dudosa. Así que a los lectores de habla hispana que puedan estar interesados solo tienen la opción de leer en inglés o esperar.

Pero si a alguno se le da bien el inglés os dejo una recomendación y para quien no tenga problemas con las traducciones medio malas, otra:

En inglés, una de las obras mejores reseñadas.
Una de las pocas obras traducidas, aunque los comentarios sobre la traducción no son muy esperanzadores.

Cuatro sagas de fantasía inacabadas que podrías empezar a leer ahora… o no

¿Qué pasa con las sagas inacabadas en la fantasía épica? ¿Es algún tipo de fetiche de los autores el dejarnos con la mierda en la boca? Probablemente.

¿Qué pasa con las sagas inacabadas en la fantasía épica? ¿Es algún tipo de fetiche de los autores el dejarnos con la mierda en la boca? Probablemente.

Hoy os quiero hablar de mi top 4 sagas de fantasía que todavía no están terminadas, por si os apetece embarcaros en una lectura actual que sigue viva y poder teorizar con otros lectores o, lo más normal, por si os gusta desesperaros y sufrir durante años sin noticias del siguiente libro.

1. Canción de hielo y fuego

Saga de sobra conocida que dio nacimiento a una de las series más populares de la última década. Canción de hielo y fuego empezó a publicarse en 1996 con la salida de Juego de Tronos y, a día de hoy, sigue sin estar acabada. Con dos libros todavía por publicarse y prácticamente convertida en un meme de las cosas que nunca terminarán, la saga no pasa por su mejor momento para los fans. Han pasado ya diez años desde que el último libro saliese a la luz y George Martin parece estar más por la labor de disfrutar de lo que ha ganado y de la vida que de terminar su obra. 

Solo el futuro dirá si podremos leer el final que George planificó para su historia y no la cutre versión que tuvimos en TV.

2. Crónica del asesino de reyes

Otra de las sagas más conocidas y vendidas del género. El nombre del viento fue un éxito con millones de copias vendidas y, no es para menos, la escritura de Rothfuss es magnífica y la obra que nos entregó es digna de enmarcar, pero… ¿cuánto tiempo ha pasado sin que la trilogía acabe? 

El primer libro se publicó en 2007, el segundo en 2011, vaya, igual que el último de Canción de Hielo y Fuego, ¿coincidencia? 

Así que otra saga en la que llevamos diez años esperando por una resolución que cada vez tenemos menos esperanza de que llegue. La tercera y última parte de la historia de Kvothe llegará algún día, cuándo, es algo que solo Rothfuss sabe.

3. El Archivo de las Tormentas

De forma distinta a nuestros dos casos anteriores, el Archivo, al menos por el momento, tendrá un final. Brandon Sanderson ha demostrado por activa y por pasiva ser un escritor muy prolífico y ha cumplido todos los cupos de entrega hasta el momento. Ya han salido los cuatro primeros libros de esta gran obra que estará compuesta por diez en total. Si quieres adentrarte en el mundo del Cosmere y de las teorías que lo rodean, es el momento ideal. La obra de Sanderson se convertirá, con el tiempo, en un boom de masas con series, merchandasing y demás parafernalia, marcad estas palabras.

Entre estas páginas encontrarás algunas de las mejores escenas épicas jamás narradas, enfrentamientos de alto calibre y personajes entrañables por los que llorarás y sufrirás como un niño.

4. Nacidos de la bruma

También de Sanderson, este es un caso algo distinto. La primera trilogía puede leerse como una entidad en sí misma, está terminada y su historia se completa, pero el mundo continua y los años pasan. 

La segunda saga, inspirada por el oeste americano, tiene tres libros a sus espaldas y falta un cuarto para cerrar la historia. Este se supone que lo veremos por navidades de 2022 y, probablemente, Sanderson cumpla. 

El problema viene después, faltaría otra trilogía que se ambientará en una tercera era distinta del mismo mundo. Esos tres libros no sabemos cuándo se publicarán, ni siquiera en que momento histórico estarán. Así que, por el momento, Nacidos de la bruma continua siendo una saga inacabada que aún tardará muchos años en cerrarse del todo.

Si quieres adentrarte en una historia con un mundo que evoluciona con cada trilogía y poder compartir más teorías del Cosmere, Nacidos de la bruma es tu historia.