Opinión: La Voz de las Espadas

La Voz de las Espadas es una novela de fantasía muy distinta.

Dígame una cosa, maese Nuevededos, ¿se ha fijado alguna vez lo distinta que es una espada de todas las demás armas? Las hachas, las mazas y todo ese tipo de cosas cuelgan del cinto como seres inanimados […] En cambio, las espadas… las espadas tienen voz.

Bayaz, el Primero de los Magos

La Voz de las Espadas de Joe Abercrombie.

He leído varías cosas sobre esta novela. Muchos le adjudican un exceso de crudeza, algunos comentan que es terriblemente lenta, otras voces claman que no tiene argumento alguno y que solo se sostiene por sus personajes. Por supuesto, también hay quien la alaba como una obra maestra. ¿Qué es La Voz de las Espadas?

La primera novela de la trilogía de La Primera Ley es una obra desconcertante para cualquier persona acostumbrada a la fantasía más tradicional. Aquí no vas a encontrar a un grupo de héroes al uso en una épica misión para salvar el mundo, más bien te toparás con un variopinto grupo de desarrapados, matones y violentos personajes cuyas tramas transcurren separadas durante la mayor parte de la historia, pero que poco a poco se irán entrelazando dejando entrever un tapiz mayor en el fondo.

La Voz de las Espadas tiene trama, claro que la tiene, pero transcurre despacio y en la sombra del resto de tramas, nos llega a través de palabras de guerra que resuenan por las calles, movimientos extraños más allá de las montañas, una situación inestable en el sur. Al principio, todo esto no parece afectar a la vida de nuestros protagonistas que, como si fuese una historia sobre vidas cotidianas, se dedican a hacer su trabajo interrogando a los enemigos del rey, preparándose para un certamen de esgrima o viajando por la espesura en busca de un mago. 

Pero obviamente todos esos elementos están ahí, como hilos en el tapiz, tejiéndose alrededor de los protagonistas para atarlos entre ellos.

La Voz de las Espadas tiene trama y es una buena y sutil, que va creciendo hasta el explosivo final de la novela. Los personajes son carismáticos, están bien trabajados y definidos y no son tus prototípicos héroes. Son personas en un mundo violento, llenas de defectos, con pocas virtudes, pero redimibles todavía, con una oportunidad de ser mejores.

Y eso es el mayor encanto y el mayor punto fuerte que tienen. Algunos no te caerán bien, pero es que no están hechos para caerte bien.

Sobre la crudeza de la novela, creo que se sobredimensiona, he leído grimdark muchísimo más duro y que tiende a deleitarse en la violencia. Joe Abercrombie expone con maestría el horror de un combate armado, pero no se deleita en él. Cuando dos espadas se cruzan, la sangre va a salpicar, ocultarlo no tiene sentido para este autor, pero tampoco esperes largas descripciones sobre las vísceras explotando y los sesos desparramados. Todo tiene su mesura entre estas páginas.

Lee La Voz de las Espadas si quieres leer un tipo de fantasía distinto, lento, sobrio, con buenos personajes, nada de épica, pero sí un poco de drama. No deja de ser una novela introduciría para lo que se intuye una trama mayor que transcurrirá en los dos siguientes libros, yo, no tardaré en cogerlos.

Las cinco mejores sagas grimdark que no puedes perderte

A veces esta bien leer una historia en la que los héroes no sean tan héroes y las acciones tengan consecuencias terribles. El grimdark existe para eso.

Grimdark, algo así como asqueroso y oscuro, menuda palabreja, ¿verdad? Y, aún así, detrás de ella se encuentra uno de los géneros más extensos y, a veces, interesante de la fantasía. El grimdark es ese género que te coge las entrañas y te las retuerce de una manera terrible, que te asfixia y te escupe y, encima, le tienes que dar las gracias por ello, porque en el fondo te está contando una historia que te atrapa por su realismo, por su violencia, por su desasosiego. Es el lado oscuro de la fantasía, ese que coge la clásica novela medieval de elfos, dragones y grandes caballeros, y la corrompe hasta convertirla en una dura muestra de lo que la vida, en una época como la edad media, podía ser… todavía peor si añades brujas, magos de sangre o nigromantes a la ecuación. 

Liz Bourke definió la mayor característica del género de una forma que me encanta:

Un repliegue en la valorización de la oscuridad por el bien de la oscuridad, en una especie de nihilismo que retrata la acción correcta… como imposible o inútil.

Pero ojo, no es sangre todo lo que brilla a la luz del farol, algunos escritores aprovechan las características del género para mostrar violencia gratuita, violaciones u otras situaciones similares. El grimdark ha tenido grandes autores, otros no tan buenos y algunos que pertenecen a un psiquiátrico. Por eso, para evitarte disgustos o el sentirte engañado, hoy voy a dejarte mi top 5 de sagas de este género por si te apetece echar una ojeada rápida al lado oscuro de la fantasía:

5.  El Arcano y el jilguero 

Empecemos con un poco de grimdark sabor patrio, este libro es una de las mejores formas de adentrarte en el género si no lo conoces. La obra de Ferran Valera, es breve, es oscura, es dura y te presentará un mundo cruel con un punto de luz en el personaje de Nara. 

Pero siendo su protagonista principal un Arcano del Tormento, un demonio que se dedica a torturar víctimas para un emperador megalómano, ya puedes imaginar cómo de oscura será la trama. En un eterno baile entre servir a su amo y querer vengarse de él, Mezen, el Arcano del título, tendrá que jugar a un juego muy humano.

4. La compañía negra

La obra de Glen Cook recibió hace no mucho una revisión y nueva adaptación de parte de Montena. Esta saga de diez novelas (por el momento) nos narra la historia de una compañía mercenaria que se mueve de batalla en batalla, defendiendo bandos sin ningún tipo de convicción que vaya más allá del dinero. Su único orgullo es no haber roto nunca un contrato. 

La saga nos presenta personajes grises, mordaces y cínicos, un grupo de soldados habituados a la carnicería que es la guerra. Su narrativa es muy distinta a la de una novela al uso, pues lo vemos todo a través de los escritos de Matasanos, el curandero de la compañía, que también se encarga de redactar los anales y la historia del grupo. Matasanos puede ser un narrador desapasionado y pasivo, pero eso no le quita miga a la historia, sino que la hace más realista.

3. Canción de hielo y fuego 

Hay algo de debate sobre si la saga de Martin pertenece a este género, yo creo fervientemente que sí. Martin cogió los tropos de la fantasía y les dio la vuelta para presentarnos un mundo realista, movido únicamente por intereses humanos y no por fuerzas oscuras o luminosas. También nos presentó un mundo violento, con gente retorcida y malvada, con reyes inútiles y héroes con defectos que mueren por ellos.

Nadie se salva en Poniente, las muertes son tan poco bellas como un asesinato en el baño o en una boda, tienen tan poco significado como lo tendrían en el mundo real, son solo fruto de las acciones y reacciones de personas en guerra.

La saga es archiconocida y uno de los fundamentales de la fantasía, pero, no puedo ponerla más alto en el ranking porque no está terminada y, al paso que va la siguiente novela, no tengo muchas esperanzas en que Canción de hielo y fuego vea un final cercano.

2. Berserk 

Sí, sí, sé que la saga de Berserk no es una novela, es un manga, pero… ¿quién puede desdeñar la obra de Kentaro Miura como uno de los más grandes exponentes del grimdark? Pues eso. Dentro de las páginas de Berserk encontrarás demonios, sangre, dolor, frustración, sexo y el camino de un espadachín maldito. Es una obra increíble, con un dibujo sublime, que te transportará a uno de los mundos de fantasía más oscuros concebidos por el hombre.

Si el manga no es lo tuyo, existe otra forma de disfrutar de, al menos, un tramo de esta historia. Netflix adaptó en formato de tres películas la Edad Dorada del cómic, una de las partes más importantes de la trama que cuenta la vida de Guts desde su niñez siendo violado en campamentos militares hasta su unión a la Compañía del Halcón y todo lo que acontecerá después… los que conocen esta obra saben lo dura que puede ser.

Eso sí, aseguraos de ver esas películas y no alguna de las dos adaptaciones en formato serie que ha sufrido la franquicia. Son horrendas.

Con algunos de los personajes más llamativos y mejor creados del grimdark, Berserk es una obra imprescindible, ya no solo para los amantes de lo oscuro, sino para los amantes de la fantasía.

  1. La primera ley 

Joe Abercrombie es el autor grimdark del momento. El género le debe muchísimo y nosotros también por entregarnos sus novelas. La trilogía de la primera ley formada por:

-La voz de las espadas

-Antes de que los cuelguen

-El último argumento de los reyes

Es imprescindible para todo aquel amante de la fantasía oscura. Joe tiene una habilidad única para crear personajes retorcidos, viciosos, malos hasta la médula y, aún así, conseguir que sintamos empatía por ellos, conseguir que nos caigan bien y que queramos verlos triunfar. 

Presenta un mundo sin buenos ni malos, sin la lucha eterna del Bien y el Mal, sino bandos grises movidos por intereses (normalmente poco bondadosos). 

Además de la trilogía, dentro de la misma ambientación, existen una serie de novelas independientes que también son obras de arte. La mejor venganza, uno de las que más me gustó, acompaña a Monza Murkatto en su irrefrenable camino de destrucción para cumplir su venganza con un grupo de desarrapados e indeseables mercenarios que te encantarán.

Si quieres dar un vistazo al Grimdark y no sabes por dónde empezar, yo empezaría por aquí. Joe Abercrombie no defrauda y no suele deleitarse con la sangre derramada más de lo justamente necesario.

Y hasta aquí el post de hoy, recuerda dejar un me gusta y pásate por mi Instagram #carlosmchinillach si quieres más recomendaciones de este u otros géneros de fantasía. ¡Feliz semana!

Arte de la portada: Raymond Swanland, obra para Los Héroes, novela de Joe Abercrombie.