8 mujeres que demostraron que la fantasía no es solo de hombres

La fantasía ha sido un género predominantemente masculino durante décadas, por suerte grandes mujeres se hicieron un hueco para ofrecer una mirada distinta a las espadas y los dragones.

Que los autores masculinos han predominado en el género fantástico no es una sorpresa para nadie, desde Tolkien hasta Sanderson, casi todos los nombres ensalzados de este nicho han pertenecido al género masculino.

Además, los inicios de la fantasía no han estado exentos de machismo, desde las fantasías de poder en las que se convirtieron las novelas de espada y brujería, con portadas de mujeres en bikini siendo capturadas y enormes barbaros dispuestos a salvarlas, a los aburridos roles que se les ha dado a los secundarios femeninos como romance u objeto de deseo del héroe protagonista sin mayor ambición.

El Hobbit, por ejemplo, no tiene un solo personaje femenino. Por supuesto, esto no exime a la novela de ser de obligada lectura para cualquier amante del género, pero sí nos deja ver el reflejo de otra época. Una época en la que las mujeres tenían un acceso complicado a la literatura y que, si lo hacían, era bajo seudónimos o de forma anónima. Como diría Virginia Woolf:

En la mayor parte de la historia, Anónimo era una mujer

Virginia Woolf

Incluso treinta años después de la publicación de “El Hobbit”, a una autora tan galardonada como Ursula K. Le Guin le harían firmar su novela “Nueve vidas” como U. K. Le Guin para tapar el hecho de que fuese mujer. Lo mismo le pasaría a Joanne Rowling casi 30 años después teniendo que firmar como J. K. Rowling y, en este punto ya estamos hablando de 1997, no de los inicios del género en los años 30. 

Por suerte, a día de hoy son cientos las autoras de fantasía que firman con su nombre propio, que publican y que son éxito de ventas. El género ha sufrido una revolución tanto rompiendo sus moldes de piedra establecidos por “El señor de los anillos”, como poniendo al mando de sus historias a personajes femeninos. Nuevas voces y perspectivas se añaden cada día, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Por suerte la fantasía está de moda y los tiempos de guerreras en bikini de malla han quedado atrás.

Hoy, 8 de marzo de 2021 os quiero hablar de ocho mujeres que han demostrado que la fantasía no es solo de hombres. Ocho autoras que han dominado el género y lo han hecho crecer en nuevas direcciones aportando sus perspectivas únicas. Allá vamos:

8. Diana Wynne Jones

Autora desconocida por muchos porque su obra ha sufrido de verse eclipsada por la adaptación cinematográfica de su novela por parte de Studio Gibhli y el genial Miyazaki, pero hay que recordar que “El Castillo Ambulante” fue su novela, su historia, publicada en los 80 y que recientemente la editorial Nocturna nos la trajo a España con unas cubiertas preciosas. 

Si no conocéis la obra de Diana, o solo habéis visto la película y os gustó, es momento de leerla y reconocer el trabajo de esta magnífica autora.

7. Joanne Rowling

De sobra conocida, Rowling creó una de las franquicias multimillonarias más famosas de la historia de la fantasía. No hay mucho que decir sobre Joanne, pero después de que su obra sufriese muchos rechazos por parte de editoriales, Harry Potter acabó convirtiéndose en una revolución de la fantasía y trajo consigo un séquito de distintas interpretaciones sobre las escuela de magia que continuan a día de hoy.

6. Katherine Addison

Autora de “El Emperador Goblin” traído a España por Alethé y ganadora del premio Locus. Esta novela ofrece una nueva visión de la fantasía, es un libro autoconclusivo con un narrador inocentón que tendrá que asumir su papel como heredero al trono después de vivir toda su vida en el exilio. 

Original, más liviana que la fantasía oscura y de esas historias en la que pesan más los personajes que las peleas a espada. Katherine Addison añade una visión personal al género en un momento en el que parece que no se pueda hacer fantasía sin mundos enormes llenos de intrincados detalles y complejos sistemas de magia. 

Añadir que la portada de Alethé es obra de Libertad Delgado, una excelente artista y escritora Española.

5. Trudi Canavan

Trudi es una autora australiana que lleve años en activo dentro del género. Lo más probable es que si te gusta la fantasía hayas oído su nombre o hayas visto sus libros en las estanterías de cualquier librería.

A veces pasa desapercibida y desde aquí quiero poner el foco sobre su obra. Con varias trilogías a sus espaldas, es una escritora más que prolífica y que lleva años aportando su visión de la fantasía y creando fuertes personajes femeninos. “Crónicas del mago negro” es quizás su saga más conocida y, si no la has leído, deberías echarle un ojo.

4. Nora Keita Jemisin

Responsable de una de las mejores trilogías de la fantasía de los últimos tiempos, Nora Jemisin es la primera persona en ganar el premio Hugo a la mejor novela tres veces.

Esta autora conocida sobretodo por la “Trilogía de la Tierra Fragmentada” creó una de las primeras novelas de una saga más interesantes que he leído jamás. Con parte de la obra narrada en segunda persona, te mete en el papel de la protagonista y te hace sentir el odio que destila la sociedad por ella, basado en el racismo al que la propia autora se ha tenido que enfrentar en su vida.

Una obra que quita la respiración, innovadora y que rompe muchos moldes del género. La fantasía le debe un mundo increíble a una autora con una imaginación desbordante y una visión muy distinta a la que estamos acostumbrados.

3. Laura Gallego 

Creo que no existe español que lea fantasía y no conozca este nombre. Laura lleva años siendo una de las voces de la fantasía juvenil de nuestro país más reconocidas, su obra Memorias de Idhún se convirtió en un éxito de ventas y, recientemente, sufrió una nefasta adaptación animada en Netflix.

Si bien Idhún es su obra más conocida, a mí me gustaría destacar Crónicas de la Torre, una lectura que me atrapó cuando era pequeño, con personajes interesantes y alguna que otro giro entre sus páginas que te dejaba boquiabierto.

Guardianes de la Ciudadela, una de su más recientes obras, también plantea un mundo muy bien construido e interesante que se alza con frescura en el, a veces, manido subgénero que es el juvenil.

Y llegó el momento de sacar lo tanques, de hablar de dos pesos pesados del género, de dos mujeres que llevan años escribiendo fantasía, dos mujeres que decidieron que crear mundos, magia e historias de espadas y dragones era lo suyo, era lo que querían hacer y lo hicieron con toda su pasión. 

2. Robin Hobb

Lleva escribiendo desde los 80 aunque con otro seudónimo, pasó a ser conocido como Robin Hobb en los 90, cuando usó este segundo nombre para publicar obras de fantasía medieval más clásica. No tardaría en convertirse en un referente. La trilogía del Vatídico, una de sus obras más conocidas, es una intrincada delicia que todo amante del género debería leer. 

Por desgracia, gran parte de su obra reciente no ha conocido todavía una traducción al español y la que sí es, a veces, difícil de encontrar. Pero no todo es malo, si dispones de un ebook podrás leerte sus obras traducidas con facilidad. 

Robin ha creado mundos complejos, personajes creíbles y conflictos muy humanos que te atraparán si le das una oportunidad. Poco conocida en España, creo que su obra debería estar en el punto de mira de todo aquel que le gusten las historias bien escritas, maduras y llenas de personajes carismáticos.

1. Ursula Kroeber Le Guin

Ursula nos dejó en 2018 por desgracia, pero solo tras una vida entera dedicada a la literatura. A mi modo de ver, es una de los grandes autores del género, una maestra que empezó escribiendo fantasía con personajes masculinos por las complicaciones de la época y que luego encontraría su voz al cambiar la perspectiva a una protagonista femenina. 

Muy galardonada y con muchas historias a sus espaldas, Le Guin es indispensable, tanto como lo son Robert Jordan y C. S. Lewis.

Su gran mundo, su obra más conocida, Terramar, es una bella historia que, por fortuna, se encuentra recopilada e ilustrada en una edición de lujo de mano de Minotauro. Si queréis empezar con ella y saber más de una de las autoras que más años llevan en la fantasía este sería el lugar para empezar: 

Tres sagas basadas en juegos de rol

Jugando a rol se han creado cientos de historias que jamás llegarán al gran público, pero ¿qué pasa cuando los jugadores se ponen el manto de escritor?

El rol es un elemento inspirador para muchas historias. El sentarte en una mesa con cinco amigos y crear una historia en conjunto es, en sí, un acto de storytelling, un teatrito improvisado en el que las acciones las toman los jugadores y el resultado de estas son decididas por el azar de los dados y una reglas determinadas por un sistema.

Esa mezcla de juego de mesa y teatro de la imaginación ha dado fruto a millones de historias en el mundo entero, historias que solo unos pocos vivirán y que se quedarán en su memoria como algo compartido y eterno. El rol crea historias efímeras que solo los jugadores pueden experimentar, es como un teatro en el que nunca se repitiese el guión, o ves una función o no la ves. Es cierto que, con la popularización que han sufrido los juegos de rol en los últimos años, son muchas las mesas que se han aventurado a grabarse y compartirlo por Youtube, pero eso será tema para otro post.

Hoy quiero hablaros de novelas, de esas sagas que de una forma o de otra, han tomado inspiración en las partidas de rol que sus escritores jugaban. ¡Vamos a ellos!:

  1. Malaz: el libro de los caídos

Malaz es una saga que despierta opiniones muy dispares, hay gente que la adora por su profundidad y complejidad, hay gente que la detesta justo por lo mismo. Lo cierto, es que la obra de Steven Erikson no deja indiferente y es una de las sagas más densas y entramadas de la fantasía actual. Sus diez libros principales (hablando únicamente de la obra de Erikson y no de la saga Malaz: el imperio de Esslemont), terminaron de publicarse en inglés en 2011 y el sello Nova se ha encargado de reeditar en España toda la saga que previamente le pertenecía a la Factoría de Ideas.

No es desconocido para el público que, Erikson y Esslemont, los dos autores que se encargan de las distintas sagas que componen este mundo, crearon el mundo de Malaz como una ambientación propia para sus partidas de rol en el sistema Advanced Dungeons & Dragons que, posteriormente se pasaría al sistema GURPS y, con él, la mayor parte de Malaz habría nacido.

No se sabe con exactitud cuanto ha trascendido de las partidas y la mesa a las novelas que han acabado en nuestras manos, pero estoy seguro de que es más de lo podemos pensar. Anomander Rake, por ejemplo, uno de los personajes más misteriosos y carismáticos de la saga, fue uno de los PJ’s del propio Erikson. Aunque si sus acciones durante las partidas tienen algo que ver con sus acciones en las novelas es algo que solo los autores conocen.

2. La Dragonlance

A estas alturas no es una sorpresa para nadie y, aunque en recientes entrevistas el matrimonio formado por Margaret Weiss y Tracy Hickman ha intentando navegar en una dirección opuesta y ha intentado no relacionar tanto sus novelas con los juegos de rol (probablemente debido a los años de litigios con Wizard of the Coast), la hemeroteca está ahí para ser maldecida. En el prefacio de Forja de un Túnica Negra, Margaret recuerda con cariño como uno de los jugadores se sentó a la mesa y empezó a interpretar con intensidad a Raistlin Majere, creando así, sobre una mesa llena de dados y fichas de personajes, uno de los protagonistas más míticos de la fantasía.

Es obvio que sus novelas no son transcripciones perfectas de partidas de rol, pero los personajes están directamente sacados o inspirados de su mesa y, la primera trilogía, Crónicas de la Dragonlance, bebe mucho de las partidas que aquel grupo jugó. La evolución posterior de Krynn puede no estar tan relacionado con el tirar dados y las reuniones de amigos, pero es innegable que todo comenzó en una taberna con unos cuantos pjs nivel 1 y una aventura todavía por contarse.

3. Record of the Lodoss War

Y llegamos a la gema oculta, la obra no tan conocida como las dos anteriores. Record of the Lodoss War es un caso curioso, empezó siendo una transcripción actual de las partidas de rol que el grupo jugaba. En Japón se vendían como replays, básicamente una forma de vivir una partida de rol de otros sin las facilidades modernas como Youtube o Twich. Con la popularidad creciente de estos replays, Ryo Mizuno, el autor y game master de la partida, decidió convertirlo en una serie de novelas.

Aunque se hay convertido en una obra de nicho, cualquiera que haya jugado a D&D o disfrute de la fantasía de espada y brujería, podrá encontrar en estos mangas, o en el anime mismo, unas cuantas horas de entretenimiento.

Y hasta aquí el post de hoy, espero que lo hayáis disfrutado y recordad, una pifia puede ser el principio de una gran historia.

Las cinco mejores sagas grimdark que no puedes perderte

A veces esta bien leer una historia en la que los héroes no sean tan héroes y las acciones tengan consecuencias terribles. El grimdark existe para eso.

Grimdark, algo así como asqueroso y oscuro, menuda palabreja, ¿verdad? Y, aún así, detrás de ella se encuentra uno de los géneros más extensos y, a veces, interesante de la fantasía. El grimdark es ese género que te coge las entrañas y te las retuerce de una manera terrible, que te asfixia y te escupe y, encima, le tienes que dar las gracias por ello, porque en el fondo te está contando una historia que te atrapa por su realismo, por su violencia, por su desasosiego. Es el lado oscuro de la fantasía, ese que coge la clásica novela medieval de elfos, dragones y grandes caballeros, y la corrompe hasta convertirla en una dura muestra de lo que la vida, en una época como la edad media, podía ser… todavía peor si añades brujas, magos de sangre o nigromantes a la ecuación. 

Liz Bourke definió la mayor característica del género de una forma que me encanta:

Un repliegue en la valorización de la oscuridad por el bien de la oscuridad, en una especie de nihilismo que retrata la acción correcta… como imposible o inútil.

Pero ojo, no es sangre todo lo que brilla a la luz del farol, algunos escritores aprovechan las características del género para mostrar violencia gratuita, violaciones u otras situaciones similares. El grimdark ha tenido grandes autores, otros no tan buenos y algunos que pertenecen a un psiquiátrico. Por eso, para evitarte disgustos o el sentirte engañado, hoy voy a dejarte mi top 5 de sagas de este género por si te apetece echar una ojeada rápida al lado oscuro de la fantasía:

5.  El Arcano y el jilguero 

Empecemos con un poco de grimdark sabor patrio, este libro es una de las mejores formas de adentrarte en el género si no lo conoces. La obra de Ferran Valera, es breve, es oscura, es dura y te presentará un mundo cruel con un punto de luz en el personaje de Nara. 

Pero siendo su protagonista principal un Arcano del Tormento, un demonio que se dedica a torturar víctimas para un emperador megalómano, ya puedes imaginar cómo de oscura será la trama. En un eterno baile entre servir a su amo y querer vengarse de él, Mezen, el Arcano del título, tendrá que jugar a un juego muy humano.

4. La compañía negra

La obra de Glen Cook recibió hace no mucho una revisión y nueva adaptación de parte de Montena. Esta saga de diez novelas (por el momento) nos narra la historia de una compañía mercenaria que se mueve de batalla en batalla, defendiendo bandos sin ningún tipo de convicción que vaya más allá del dinero. Su único orgullo es no haber roto nunca un contrato. 

La saga nos presenta personajes grises, mordaces y cínicos, un grupo de soldados habituados a la carnicería que es la guerra. Su narrativa es muy distinta a la de una novela al uso, pues lo vemos todo a través de los escritos de Matasanos, el curandero de la compañía, que también se encarga de redactar los anales y la historia del grupo. Matasanos puede ser un narrador desapasionado y pasivo, pero eso no le quita miga a la historia, sino que la hace más realista.

3. Canción de hielo y fuego 

Hay algo de debate sobre si la saga de Martin pertenece a este género, yo creo fervientemente que sí. Martin cogió los tropos de la fantasía y les dio la vuelta para presentarnos un mundo realista, movido únicamente por intereses humanos y no por fuerzas oscuras o luminosas. También nos presentó un mundo violento, con gente retorcida y malvada, con reyes inútiles y héroes con defectos que mueren por ellos.

Nadie se salva en Poniente, las muertes son tan poco bellas como un asesinato en el baño o en una boda, tienen tan poco significado como lo tendrían en el mundo real, son solo fruto de las acciones y reacciones de personas en guerra.

La saga es archiconocida y uno de los fundamentales de la fantasía, pero, no puedo ponerla más alto en el ranking porque no está terminada y, al paso que va la siguiente novela, no tengo muchas esperanzas en que Canción de hielo y fuego vea un final cercano.

2. Berserk 

Sí, sí, sé que la saga de Berserk no es una novela, es un manga, pero… ¿quién puede desdeñar la obra de Kentaro Miura como uno de los más grandes exponentes del grimdark? Pues eso. Dentro de las páginas de Berserk encontrarás demonios, sangre, dolor, frustración, sexo y el camino de un espadachín maldito. Es una obra increíble, con un dibujo sublime, que te transportará a uno de los mundos de fantasía más oscuros concebidos por el hombre.

Si el manga no es lo tuyo, existe otra forma de disfrutar de, al menos, un tramo de esta historia. Netflix adaptó en formato de tres películas la Edad Dorada del cómic, una de las partes más importantes de la trama que cuenta la vida de Guts desde su niñez siendo violado en campamentos militares hasta su unión a la Compañía del Halcón y todo lo que acontecerá después… los que conocen esta obra saben lo dura que puede ser.

Eso sí, aseguraos de ver esas películas y no alguna de las dos adaptaciones en formato serie que ha sufrido la franquicia. Son horrendas.

Con algunos de los personajes más llamativos y mejor creados del grimdark, Berserk es una obra imprescindible, ya no solo para los amantes de lo oscuro, sino para los amantes de la fantasía.

  1. La primera ley 

Joe Abercrombie es el autor grimdark del momento. El género le debe muchísimo y nosotros también por entregarnos sus novelas. La trilogía de la primera ley formada por:

-La voz de las espadas

-Antes de que los cuelguen

-El último argumento de los reyes

Es imprescindible para todo aquel amante de la fantasía oscura. Joe tiene una habilidad única para crear personajes retorcidos, viciosos, malos hasta la médula y, aún así, conseguir que sintamos empatía por ellos, conseguir que nos caigan bien y que queramos verlos triunfar. 

Presenta un mundo sin buenos ni malos, sin la lucha eterna del Bien y el Mal, sino bandos grises movidos por intereses (normalmente poco bondadosos). 

Además de la trilogía, dentro de la misma ambientación, existen una serie de novelas independientes que también son obras de arte. La mejor venganza, uno de las que más me gustó, acompaña a Monza Murkatto en su irrefrenable camino de destrucción para cumplir su venganza con un grupo de desarrapados e indeseables mercenarios que te encantarán.

Si quieres dar un vistazo al Grimdark y no sabes por dónde empezar, yo empezaría por aquí. Joe Abercrombie no defrauda y no suele deleitarse con la sangre derramada más de lo justamente necesario.

Y hasta aquí el post de hoy, recuerda dejar un me gusta y pásate por mi Instagram #carlosmchinillach si quieres más recomendaciones de este u otros géneros de fantasía. ¡Feliz semana!

Arte de la portada: Raymond Swanland, obra para Los Héroes, novela de Joe Abercrombie.

Cinco libros que te gustarán si te gustó El Imperio Final

Necesitas más fantasía con ladrones, mundos venidos a menos o sistemas de magia interesantes, aquí tienes una recopilación de lo que la fantasía puede ofrecerte.

Te has leído El Imperio Final, no, es más, te has leído todo la saga de Nacidos de la Bruma… o quizás todo el Cosmere. Y todavía quieres más. Por desgracia, aunque Sanderson sea un escritor rápido y terriblemente productivo, no te queda nada a lo que echar mano. No te preocupes, hoy te voy a recomendar cinco libros que, de una forma u otra, podrán quitarte ese gusanillo de bandas de ladrones, mundos decadentes, sistemas de magia y, sobretodo, fantasía:

  1. Seis de Cuervos.

Aunque la bilogía de Leigh Bardugo entra dentro de la categoría juvenil y no cuenta con la profundidad de Sanderson, su historia sobre un grupo de seis ladrones que tienen que entrar en la fortaleza mejor protegida del mundo es más que competente como para tenerte pasando páginas hasta el apoteósico final. Los personajes son carismáticos y, aunque algunos te dicen que tienen una edad, pero asumes que son más mayores (Kraz… ejem…), te atrapan hasta que quieres saber más de ellos.

El mundo creado por la autora es exquisito, se aleja de la clásica fantasía medieval y aporta algo nuevo a la mesa. Tiene un sistema de magia claro y que juega con sus propias reglas. Si te gusta esta primera parte, Reino de Ladrones completará la obra.

Ladrones, mafias, traiciones y bastante romance.

2. Crónicas del fin

La obra de Campbell y Cotrina poco tiene que ver con ladrones, pero sí nos relata una historia dentro de un mundo post-apocalíptico y decadente. Muy distinto a la tónica general que uno puede encontrar en el género, Crónicas del fin es una lectura obligatoria para todos los amantes del terror y la fantasía, además publicado por dos autores nacionales.

Adra y Gale, los protagonistas, están bien construidos y crean una química irresistible entre ellos, al estilo Wax y Wayne de la segunda era de Nacidos de la Bruma.

Leviatanes, el fin del mundo, magia y sangre.

3. The lies of Locke Lamora 

Por desgracia esta obra no ha sido traducida en nuestro país, pero si sabes algo de inglés es uno de los libros fundamentales dentro de esta lista. Las mentiras de Locke Lamora de Scott Lynch, es una novela sobre ladrones.

Camorr, la ciudad en la que transcurre esta aventura, es una especie de Venecia construida sobre unas ruinas alienigenas. Y en ella viviremos la historia de Lamora, uno de los personajes más interesantes de esta lista, pues, al contrario que muchos, no sabe absolutamente nada de pelear. Solo podrá usar su ingenio para salir de las situaciones.

Eso sí, esta historia, aunque pueda parecer ligera, llena de giros y entretenimiento, es en ocasiones muy grimdark y puede revolverle las tripas a los lectores más sensibles, quedáis avisados.

4. Una magia más oscura

La novela de V.E. Schawb nos presenta un mundo de Londres distintos, cada uno con sus características, pero todos igual de interesantes. Nos pondremos en la piel del saltamundos Kell, el embajador del Londres Rojo que, también es un contrabandista de objetos mágicos. Se encontrará con Delilah, una ladrona, con la que formará equipo en una carrera contrarreloj por la supervivencia de ellos y de los mundos.

Una novela divertida e interesante que te hará volar por sus 400 páginas como si no fuesen más que 100.

5. Promise of Blood

Por desgracia, otra de esas grandes novelas que todavía no ha visto una traducción al español. Promise of Blood no va sobre ladrones, pero su worldbuilding, su sistema de magia y su historia apabullante te recordará sin duda a Sanderson. Mezcla magia y pólvora en una trepidante y magnífica saga que se gana un puesto entre los autores más reconocidos de la fantasía. 

Si no tienes problemas con el idioma, esta novela es un must read en toda regla. No te arrepentirás.

Bonus. Esclavos de Ceniza

Y, por último, y ya que estamos aquí, os dejo mi propio libro. Esclavos de Ceniza no tiene ladrones, pero sí una asesina que quiere dejar de serlo y toda una aventura en pos de su propia libertad. Transcurre en un mundo de fantasía post-apocalíptico en el que la magia dejó de fluir hace cinco años y, con ella, la vida dejó de reproducirse. En estos últimos compases de un mundo decante, una princesa del antiguo régimen cree tener la solución para todo. 

Personajes grises, buenos que se convierten en villanos, motivaciones ocultas y una trepidante aventura te espera.