Cinco novelas y relatos de terror que te pondrán la piel de gallina

Hoy quiero alejarme por un día de la fantasía (solo por uno) y hablaros de otro de mis géneros favoritos. Tanto en la literatura como en el cine, adoro el terror. Sobretodo, las historias de fantasmas, el terror sobrenatural, los monstruos que se esconden dentro del armario o debajo de la cama. Me gusta, disfruto con las buenas historias que te generan miedo a lo desconocido, que te ponen los pelos como escarpias y te mantienen en vilo.

Desde mi punto de vista, hoy en día, el terror se ha desvirtuado mucho por el cine. Las películas (salvo contadas excepciones) no dan miedo, dan sustos. Un golpe de efecto, subir el volumen y una cara fea no es terror, es eso, un susto, humo y espejos, una ilusión para que saltes en el asiento y pienses que “tienes miedo”, pero pocas historias son las que realmente captan el ambiente y la atmósfera de desesperación y horror que este género requiere. Por supuesto, eso no significa que no disfrute de un buen rato con una película llena de clichés y jump scares, solo significa que, probablemente, no la veré dos veces y simplemente la olvidaré. 

¿Sabéis que historias no he olvidado? Hereditary, The haunting of hill house, Bly manor… 

Historia que, desde mi punto de vista, sí que saben contar una historia de lo sobrenatural, de sus horrores y lo que eso puede hacer a una mente humana. Pero, esto es un blog de libros y hemos venido a hablar de eso. 

El terror en la literatura es muy diferente a la gran pantalla. Es difícil pasarlo mal en la tranquilidad de tu habitación con un libro, no puedes llevarte un susto porque nadie va a subir el volumen a tu alrededor, pero eso no significa que un buen libro de terror no pueda ponerte la carne de gallina o hacerte levantar la mirada por encima de las páginas para comprobar que sigues estando solo.

Hoy quiero daros cinco recomendaciones, mi top 5 de libros/relatos de terror que han conseguido mantenerme en vilo:

1. Un saco de huesos de Stephen King.

Recuerdo esta novela con especial cariño, un amigo mío me la dejo cuando le dije que quería leer algo de King de su colección. Me lo extendió sabiendo que me gustaría y, acertó de pleno. Es uno de los pocos libros que me ha hecho sentir que no estaba solo en una habitación, algunas escenas me hacían mirar a mi alrededor y, podría jurar, que oía el golpeteo del que se habla en la novela en mi propia casa.

Una historia de fantasmas digna de uno de los maestros del terror más grandes.

2. El ser en el umbral de Lovecraft

Un relato corto, fácil de leer en una tarde suelta, que me sumergió de lleno en los mitos de Chtulhu. Me encantó el final y el ambiente que crea Lovecraft a través de la narración, una lectura muy recomendable para cualquiera que quiera empezar con los mitos.

3. El gato negro de Poe

Otro relato corto, el género de terror parece funcionar excepcionalmente bien en formatos más breves. El gato negro es una de las obras más escalofriantes y viscerales de Poe en mi opinión, casi podía oír los maullidos entre las paredes cuando me sumergí de lleno de la lectura. 

Guarda un lugar especial entre mis favoritos porque lo leí siendo muy muy joven y fue uno de mis primeros pasos en el terror. Asombroso.

4. Marina de Zafón

Uno de mis eternos favoritos y uno que he dudado mucho en poner en esta lista. Marina no es considerado terror, esta entre la literatura “juvenil” (porque para adolescentes tiene poco), y la fantasía oscura quizás. Como toda la obra de Zafón, Marina pertenece a su género propio, pero recuerdo que las escenas más oscuras y todo el tema de las marionetas me ponía los pelos como escarpias mientras lo leía. Además la obra consigue un ambiente pesado, oscuro y depresivo y tiene uno de los finales que más duelen de la historia.

5. Sangre de monstruo de R. L. Stine

¿Qué hace un libro de la saga Pesadillas en la lista? ¿Estás borracho? Eso no da miedo. Sí, sí, estoy de acuerdo, Pesadillas no da miedo, no al menos hoy en día y probablemente no a una generación sobre estimulada con la televisión y los móviles. Pero, recuerdo cuando empecé a leer estos libros con 11-12 años lo mal que me lo hacían pasar, me tenía que meter debajo de las sábanas con una linterna para que los monstruos que había entre las páginas no pudiesen alcanzarme. 

Muchos libros tienen una edad, una época, la saga Pesadillas es uno de esos. Tuvo su momento y se convirtieron en un éxito y por eso quiero ponerle un puesto de honor en mi top del terror, por todos esos momentos que me hizo sufrir cuando era un niño. Sangre de monstruo es uno de los libros que más recuerdo a día de hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: