5 novelas sobre escuelas de magia que no son Harry Potter

Harry Potter no fue el primer niño mago de la fantasía, ni de lejos. 

Antes que él, muchos otros adolescentes descubrían que había un poder oculto en su interior y tenían que acudir a escuelas, academias o torres de hechicería para formarse en el arte de la magia. Sí es cierto que las historias de escuelas de magia (en nuestro mundo o en otros) han crecido exponencialmente desde el éxito rotundo de la obra de Rowling, algunas son obras más maduras y cuidadas, otras son perfectas para pasar el rato y poco más. Sea lo que sea que prefieras, hoy te traigo unas cuantas recomendaciones de historias sobre escuelas de magia, sobre aprendizaje y sobre la madurez.

  1. Crónicas del mago negro de Trudi Canavan

Estamos en la ciudad de Imardin, una ciudad dividida en castas muy marcadas. Los magos solo nacen en la nobleza y, una vez al año, son los encargados de limpiar los barrios altos de pobres en un evento conocido como La Purga.

Durante este evento, Sonea, la protagonista, consigue atravesar el escudo de los hechiceros con una piedra, lo que solo puede significar que ella misma posee poderes mágicos. El gremio entero de magos se pondrá en funcionamiento para encontrarla y formarla en sus artes, o acallarla para siempre.

Como dato interesante, la autora basó su Purga en lo sucedido durante la preparación de  las Olimpiadas de Barcelona de 1992.

2. Trilogía Sombra y Hueso (Grisha) de Leigh Bardugo

Un worldbuilding inspirado en la Rusia de los zares, ¿hace falta decir algo más? ¿Sí? Bueno, a parte de aportar una ambientación original, Leigh pone sobre la mesa una trama que, si bien no deja de ser adolescente, entretiene y te mantiene pasando páginas hasta que la has terminado. El mundo creado por la autora es atractivo, el sistema de magia es funcional y original y los personajes no están nada mal.

En esta historia seguiremos a Alina Starkov que, después de un evento que pone de manifiesto sus poderes, deberá acudir a la corte real para ser entrenada como miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite.

Además, Netflix está a punto de estrenar una serie inspirada por esta obra y por otras obras del Grishaverse (el universo compartido de varias novelas de Leigh). Así que si os gusta leer el libro antes que ver la adaptación, es el momento.

3. La segunda revolución de Costa Alcalá 

Dos autores españoles que trabajan a cuatro manos para traernos una de las mejores sagas de la juvenil española.

La segunda revolución tiene una ambientación única, una que se aleja de la fantasía medieval o de la escuela oculta en nuestro propio mundo, ellos proponen un mundo más industrial, un mundo de chalecos, trabajadores que se reúnen en tabernas para lanzar proclamas, tranvías por las calles, familias con poderes únicos y gente que añora un antiguo régimen de tiranos. 

Los protagonistas, un cast muy diverso que se aleja del tópico del niño elegido, acuden al Liceo de la Guardia de Blyd para formarse en el uso de sus distintas habilidades y poderes. Allí no tendrán solo que enfrentarse a los dramas de ser adolescente, sino a un misterioso complot de aquellos que anhelan la vuelta del viejo orden. 

La segunda revolución es una obra maravillosa, con un worldbuilding de diez y un sistema de magia propio de lo más interesante.

4. Crónica del asesino de reyes de Patrick Rothfuss

Entrando en el territorio de las obras más maduras y menos juveniles, tenemos esta obra que, si bien no está terminada, no debería tardar muchos años más en estarlo. Aunque eso, a veces, es mucho suponer dentro de la fantasía. 

Creo que a estas alturas no hay nadie que no conozca la historia de Kvothe, pero sería imposible hablar de obras sobre escuelas de magia sin nombrar la obra magna de Rothfuss. Es cierto que El nombre del viento no se centra tanto en lo de la “escuela de magia” como otras novelas, pero La Universidad no deja de ser una parte fundamental de la trama y la historia de Kvothe

Si no habéis leído los dos primeros libros de la trilogía, deberíais haceros con ellos ya mismo y dejaros llevar por la pluma de Rothfuss, no os arrepentiréis.

5. Un mago de Terramar de Ursula K. Le Guin

La más antigua de todas las nombradas anteriormente, Ursula ya propuso el tema del niño mago y la escuela de magia cuando Rowling apenas tenía 3 años. Publicada en 1968 y ganadora de varios premios, muchos dicen que la novela de Le Guin fue la que crearía el estilo de la “escuela de magia”.

Como es habitual en Ursula, su historia se centra en los conflictos internos de sus personajes, y no en grandes amenazas externas. Va más allá de la épica clásica de su época y nos ofrece una narración más humana sobre el poder y la corrupción que este puede traer consigo.

Un mago de Terramar habla sobre la madurez, el poder y sobre la responsabilidad ante los actos propios. Una obra fundamental del género fantástico.

Bonus track: Clamor de Tormenta

La Academia es una universidad para hechiceros y el objetivo de Ander es entrar en ella aunque sea solo un hechicero “a medias” como a su padre le gusta recordarle. Mi novela Clamor de Tormenta es el principio de una trilogía de fantasía contemporánea con personajes más adultos, mucho magia y un sistema de magia basado en runas y conexiones entre ellas.

Puedes encontrarlo en Amazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: