Tres sagas basadas en juegos de rol

El rol es un elemento inspirador para muchas historias. El sentarte en una mesa con cinco amigos y crear una historia en conjunto es, en sí, un acto de storytelling, un teatrito improvisado en el que las acciones las toman los jugadores y el resultado de estas son decididas por el azar de los dados y una reglas determinadas por un sistema.

Esa mezcla de juego de mesa y teatro de la imaginación ha dado fruto a millones de historias en el mundo entero, historias que solo unos pocos vivirán y que se quedarán en su memoria como algo compartido y eterno. El rol crea historias efímeras que solo los jugadores pueden experimentar, es como un teatro en el que nunca se repitiese el guión, o ves una función o no la ves. Es cierto que, con la popularización que han sufrido los juegos de rol en los últimos años, son muchas las mesas que se han aventurado a grabarse y compartirlo por Youtube, pero eso será tema para otro post.

Hoy quiero hablaros de novelas, de esas sagas que de una forma o de otra, han tomado inspiración en las partidas de rol que sus escritores jugaban. ¡Vamos a ellos!:

  1. Malaz: el libro de los caídos

Malaz es una saga que despierta opiniones muy dispares, hay gente que la adora por su profundidad y complejidad, hay gente que la detesta justo por lo mismo. Lo cierto, es que la obra de Steven Erikson no deja indiferente y es una de las sagas más densas y entramadas de la fantasía actual. Sus diez libros principales (hablando únicamente de la obra de Erikson y no de la saga Malaz: el imperio de Esslemont), terminaron de publicarse en inglés en 2011 y el sello Nova se ha encargado de reeditar en España toda la saga que previamente le pertenecía a la Factoría de Ideas.

No es desconocido para el público que, Erikson y Esslemont, los dos autores que se encargan de las distintas sagas que componen este mundo, crearon el mundo de Malaz como una ambientación propia para sus partidas de rol en el sistema Advanced Dungeons & Dragons que, posteriormente se pasaría al sistema GURPS y, con él, la mayor parte de Malaz habría nacido.

No se sabe con exactitud cuanto ha trascendido de las partidas y la mesa a las novelas que han acabado en nuestras manos, pero estoy seguro de que es más de lo podemos pensar. Anomander Rake, por ejemplo, uno de los personajes más misteriosos y carismáticos de la saga, fue uno de los PJ’s del propio Erikson. Aunque si sus acciones durante las partidas tienen algo que ver con sus acciones en las novelas es algo que solo los autores conocen.

2. La Dragonlance

A estas alturas no es una sorpresa para nadie y, aunque en recientes entrevistas el matrimonio formado por Margaret Weiss y Tracy Hickman ha intentando navegar en una dirección opuesta y ha intentado no relacionar tanto sus novelas con los juegos de rol (probablemente debido a los años de litigios con Wizard of the Coast), la hemeroteca está ahí para ser maldecida. En el prefacio de Forja de un Túnica Negra, Margaret recuerda con cariño como uno de los jugadores se sentó a la mesa y empezó a interpretar con intensidad a Raistlin Majere, creando así, sobre una mesa llena de dados y fichas de personajes, uno de los protagonistas más míticos de la fantasía.

Es obvio que sus novelas no son transcripciones perfectas de partidas de rol, pero los personajes están directamente sacados o inspirados de su mesa y, la primera trilogía, Crónicas de la Dragonlance, bebe mucho de las partidas que aquel grupo jugó. La evolución posterior de Krynn puede no estar tan relacionado con el tirar dados y las reuniones de amigos, pero es innegable que todo comenzó en una taberna con unos cuantos pjs nivel 1 y una aventura todavía por contarse.

3. Record of the Lodoss War

Y llegamos a la gema oculta, la obra no tan conocida como las dos anteriores. Record of the Lodoss War es un caso curioso, empezó siendo una transcripción actual de las partidas de rol que el grupo jugaba. En Japón se vendían como replays, básicamente una forma de vivir una partida de rol de otros sin las facilidades modernas como Youtube o Twich. Con la popularidad creciente de estos replays, Ryo Mizuno, el autor y game master de la partida, decidió convertirlo en una serie de novelas.

Aunque se hay convertido en una obra de nicho, cualquiera que haya jugado a D&D o disfrute de la fantasía de espada y brujería, podrá encontrar en estos mangas, o en el anime mismo, unas cuantas horas de entretenimiento.

Y hasta aquí el post de hoy, espero que lo hayáis disfrutado y recordad, una pifia puede ser el principio de una gran historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: