Los cinco pasos para sacar brillo a tu novela y conseguir que venda.

No te puedo engañar, el proceso de corrección es el más pesado y duro para cualquier escritor, pero también uno de los más necesarios y que más veces nos saltamos ya sea por pereza o por desconocimiento. Eres escritor, te gusta escribir, poner una palabra tras otra, no quitarlas ni revisarlas. Lo entiendo, pero sin una buena corrección tu novela nunca venderá. Pero, ese es el trabajo de los profesionales, ¿no? Bueno, sí, un corrector puede hacer que hasta un destrozo se convierta en una novela decente, pero hasta a ellos debes enviarles algo más que un borrador recién acabado.

Justo hoy he terminado los epílogos finales de mi próxima novela, Clama Tormentas, y por lo tanto me toca entrar en la tan odiada fase de corrección del manuscrito. Así que he decidido repasar contigo los trucos más útiles a la hora de pegarle un repaso a tu novela, vamos a ellos:

1. Date un tiempo

Pocas veces he leído este consejo y me parece uno de los más fundamentales. Date un tiempo al acabar la novela, aléjate de ella al menos una semana, deja que se enfríe el momento de creatividad que te ha llevado a terminar tu historia, date un merecido descanso después de meses de trabajo creativo. Descansa, te lo mereces.

Pero no solo te lo mereces, te ayudará a corregir mejor. Al alejarte de la novela durante unos días, tu cerebro desconectará de ella y podrás abordarla con una nueva visión, al menos una no tan contaminada de los vicios que hayas podido adquirir mientras la escribías. 

Si eres de los que no puede parar de trabajar, prepárate cosas que hacer durante la semana que dejarás la novela en un cajón. Escribe algo nuevo, pero es fundamental que dejes tu historia reposar.

2. No va a ser suficiente con una lectura.

Mínimo vas a tener que hacer dos. ¿Por qué dos? Es fundamental que no mezcles conceptos a la hora de corregir o acabarás sin poderte fijar bien en cada uno de los problemas. Entra al texto con dos mentes distintas, haz dos pasadas distintas. Una vez para corregir coherencia y estructura, una segunda para ortografía, estilo y gramática. Aquí cada uno tiene sus preferencias en el orden de estas dos correcciones, para mí en concreto tiene mucho más sentido hacer primero la corrección de coherencia y estructura porque esto te puede llevar a añadir o quitar texto, si añades luego lo corregirás en la pasada dedicada al estilo, si lo quitas, menos trabajo tendrás.

No subestimes nunca una buena corrección de coherencia y estructura, muchos escritores noveles pecan creyendo que no se han equivocado en ningún momento de su obra, pero tras meses de trabajo y más de 100.000 palabras lo más probable es que hayas metido algún gazapo, dicho algo que no cuadra con los temas de la historia o tengas algún dialogo poco inspirado de ese día que escribiste sin mucha ganas.

La corrección de gramática, ortografía y estilo vendrá después. Es una de las más pesadas, pero no desesperes. Ataca cada frase, palabra a palabra, para encontrar todos los errores que hayas cometido.

Spoiler: No los vas a encontrar todos, es así, es horrible, siempre quedará alguna errata en tu novela. Tendrás que aceptarlo y seguir adelante. Hasta en las novelas más importantes de las editoriales con más prestigio se cometen errores.

3. Abandona a tu escritor interno, ahora eres un editor.

Es importante que intentes ponerte en la mente de un editor. Sé que duele reescribir toda una escena o incluso borrarla por completo, pero ningún sacrificio es demasiado grande si tu novela va a quedar mejor. Analiza cada escena, cada capítulo, comprueba si aporta algo a la historia o no es más que material de relleno. Quita y borra todo lo que debas, aunque te hayas pasado días escribiendo esa escena.

¿Avanza la historia? ¿Aporta algo? ¿Siembra una semilla para más tarde? Si no contestas que sí al menos a una de estas tres preguntas, esa escena sobra o debe ser reescrita. 

Un editor recortaría sin respeto alguno, tú debes hacerlo igual.

En la parte más formal de la corrección, la dedicada al estilo, la gramática y la ortografía, debes tener en cuenta que tu cerebro se conoce ya el texto y, por lo tanto, se encargará de rellenar las frases que lees. La mejor forma de corregir es que el texto te resulte ajeno, así que léelo en voz alta o usa un programa de lectura robótica para que te lo lean. Así encontrarás fallas en el texto que de otra forma tu cabeza habría pasado por alto.

4. Simplicidad.

No te compliques con palabras enrevesadas, no intentes desordenar cada frase buscando razones estéticas, cuando todo está desordenado, cuando todo es complejo, nada destaca. Mantén la simplicidad, usa el orden adecuado para construir oraciones: sujeto + verbo + complementos. 

Esto ayudará al lector a concentrarse y a entender lo que quieres contarle en una sola pasada, haciendo la lectura de tu novela mucho más placentera.

5. Dijo es el rey.

Otro de los mayores errores de los escritores noveles es buscar verbos cada vez más enrevesados para las acciones de habla o poner demasiados:

—Escribir una novela es difícil —dijo Tomás.

—Desde luego, pero también es gratificante —comentó Julia.

—No será por todo lo que hay que corregir…

Como la regla anterior, mantenlo sencillo. A no ser que la inflexión de tu personaje sea importante, como un grito desesperado, un llanto o un susurro para no ser escuchado, la mayoría de lectores rellenará en su cabeza la acotación y bajará a seguir leyendo el dialogo. Si ya has establecido el orden de los que conversan no hace falta que sigas nombrándolos en cada línea, a no ser que haya un cambio en la conversación o en la forma en la que hablan.

Pero, sobretodo, no busques verbos enrevesados, no hacen falta un “enunció”, “observó” o “mencionó”, para mal camuflar una repetición de “dijo”. Insisto, los lectores no suelen leer los “dijo”, los rellenan automáticamente y pasan a la siguiente línea, por eso poner palabras distintas solo servirá para ralentizar el flujo de tus diálogos y hacer que el lector se detenga más de lo que debe.

¡Y hasta aquí los cinco consejos de hoy! Si os han gustado o han servido no dudéis en dejarme un comentario o contactarme en mi Instagram para hablar más sobre el tema.

¡Un saludo!

2 comentarios sobre “Los cinco pasos para sacar brillo a tu novela y conseguir que venda.

Agrega el tuyo

    1. Eso siempre dependerá de lo perfeccionista que sea el escritor y de las revisiones que necesite darle a la novela. Por ejemplo, yo que suelo escribir con brújula en vez de mapa puedo tardar un mes o dos en dejarlo todo como quiero. Un escritor de mapa, sin embargo, podría hacer las revisiones en dos semanas o un mes. Cada uno tiene sus métodos de trabajo, lo importante es dedicar el tiempo y mimo que requiere la novela para sacarle el mayor partido, aunque te lleve más de lo que habías pensado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: